Trump felicita a Santos por su “fantástico trabajo” a la hora de alcanzar la paz con las FARC

El presidente Juan Manuel Santos y su homólogo de EEUU, Donald Trump, tuvieron ayer su primer encuentro oficial tras la victoria del magnate neoyorquino en las elecciones del pasado 8 de noviembre.

Al final de la reunión –a puerta cerrada, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington–, los mandatarios ofrecieron una rueda de prensa en la que Trump aseguró: “Colombia es uno de nuestros aliados más cercanos en el hemisferio. Hoy reafirmanos nuestra alianza”.

Asimismo, aseguró que ambos países seguirán trabajando para “traer paz y prosperidad” al hemisferio occidental.

En ese sentido, reafirmó la voluntad de EEUU de apoyar a Colombia en la lucha por eliminar el cultivo, producción y tráfico de drogas ilícitas, para alcanzar “un mejor futuro”. Aquí incluyó como medida de contención de la problemática la construcción del “hermoso” e “imponente” muro en la frontera con México.

Sin embargo, dejó entrever su inconformidad por los niveles “récord” que alcanzó Colombia el año pasado en cultivo y producción de coca: en 2016 crecieron un 18% hasta alcanzar la cifra récord de 188.000 hectáreas sembradas, según los cálculos de la Casa Blanca.

“Esperemos que el presidente (Santos) resuelva esto de manera rápida”, advirtió Trump.

RESPALDO

Por su parte, Santos le agradeció el apoyo que ha recibido del gobierno norteamericano y destacó la relación estable que han tenido ambos países históricamente: “Como usted sabe, nuestras naciones han tenido por muchos años una alianza estratégica y una amistad extraordinaria”.

Y agregó: “EEUU y Colombia, las dos democracias más antiguas de las Américas, nos hemos respaldado el uno al otro. Con base en nuestra conversación de esta tarde, puedo decir que no tengo duda de que EEUU y Colombia  seguimos siendo –hoy más que nunca– un soporte el uno para el otro, nuestra alianza se afianzó”.

En ese sentido hizo especial mención del reciente apoyo del Legislativo al programa Paz Colombia: “Cuando los colombianos luchábamos por la supervivencia de nuestra democracia frente a las amenazas del terrorismo y del narcotráfico, EEUU nos tendió la mano y nos ayudó a ganar esta batalla, esto nunca lo olvidaremos. “Hoy vivimos en un país diferente, Colombia es ahora una sociedad más pacífica, más moderna y más justa”.

Sobre el incremento de cultivos de coca del que hizo referencia Trump, Santos –para dar tranquilidad– dijo: “Estamos trabajando con su administración (…) para reducir de forma permanente la producción de hoja de coca en Colombia y combatir con mayor efectividad los demás eslabones del narcotráfico, incluido el consumo.

El mandatario colombiano también explicó que con el establecimiento del Consejo Empresarial EEUU- Colombia, “nosotros somos y queremos seguir siendo el mejor destino de América Latina para la inversión de las empresas estadounidenses”. “Colombia seguirá siendo, con mucho orgullo, un amigo cercano y un aliado estratégico de EEUU”, añadió.

Finalmente, hizo una invitación al presidente norteamericano para que “ojalá pueda visitarnos pronto” y sea testigo de la “Colombia en paz, más equitativa y mejor educada, que ustedes tanto han contribuido a construir”.

“Respuesta larga y diplomática”

A veces jocosa, y otras incómoda y tensionante se tornó la ronda de preguntas tras la intervención de ambos mandatarios.

Un periodista ya había increpado a Trump al preguntarle sobre el despido del director del FBI, James Comey.

La siguiente pregunta incómoda le tocó al presidente Santos a quien consultaron si estaba de acuerdo con la intención del magnate neoyorquino de construir el muro en la frontera con México.

Y, aunque los asistentes a la rueda de prensa esperaban un ‘sí’ o un ‘no’ rotundo, lo único que obtuvieron fue una respuesta diplomática: Santos empezó a hablar de las bondades de la sustitución de cultivos en Colombia –como parte de la implementación de los acuerdos– y de los esfuerzos de ambos países (EEUU Y Colombia) por acabar con el crimen organizado y el tráfico, producción y cultivo de drogas.

Y como Santos ‘se fue por las ramas’, el mismo Trump intervino y, en medio de risas, dijo : “Qué respuesta tan larga y diplomática”. “Yo daré una más corta: Los muros sí funcionan, o si no pregúntenle a Israel”, puntualizó.

CRISIS EN VENEZUELA

Como había trascendido, uno de los temas también discutidos entre los dos jefes de Estado fue el de la crisis de Venezuela.

Trump afirmó que la situación que se vive en el país vecino es “horrible”. “La gente no tiene comida. Hay mucha violencia. Desde el punto de vista humanitario, no habíamos visto nada así en mucho tiempo”, afirmó.

Y advirtió que hará “lo que sea necesario” en cooperación con otros países del continente para “arreglar” la situación humanitaria que calificó de “desgracia para la humanidad”.

“Una Venezuela estable y pacífica es lo que quiere todo el hemisferio”, agregó el mandatario, poco antes de que su Gobierno anunciara sanciones contra ocho jueces del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano.

Los mandatarios reunidos con sus equipos de trabajo.
Los mandatarios reunidos con sus equipos de trabajo.

“Lo felicito por su labor en el proceso de paz”

Pese a que el presidente Donald Trump no hizo declaraciones precisas sobre el proceso de paz de Colombia en su declaración inicial, ni sobre la ayuda estadounidense para el posconflicto, finalizando la rueda de preguntas reconoció que fue un proceso “largo”, pero que Santos “ hizo un trabajo fantástico”, lo cual, a juicio suyo, “no es fácil, después de tantos años de guerra”.

“Estoy muy orgulloso de conocerlo y lo felicito; no hay nada más difícil que la paz, y queremos hacer la paz en todo el mundo”, aseguró.

En ese sentido y mirando a Santos dijo: “Usted es un gran ejemplo de alguien que ya empezó (a construir la paz). Las Farc fueron una situación difícil, pero creo que el presidente hizo un trabajo magnífico, no fácil, pero magnífico”.

Santos agregó a los comentarios de Trump el popular adagio: “Más claro no canta un gallo”.

La visita de Santos, explicó el consultor internacional Andrés Barreto, se da en el marco de la intención de Trump de recortar en un 26% el presupuesto del Departamento de Estado, lo que podría suponer un menor aporte estadounidense a las arcas del posconflicto en el próximo año fiscal.

Barreto añadió que, aunque Santos confía que la relación con el Congreso bipartidista se pueda mantener, parece que la prioridad de Trump no es la región. “(Trump) tiene suficientes problemas con la situación de Rusia y con la problemática por la salida del director del FBI, James Comey”.

Comentarios

Top