Un grupo de 28 médicos cubanos que estuvieron más de cinco meses varados en Colombia llegaron a Miami (Florida) con visas concedidas tras una excepción realizada luego de que fuera derogado el pasado 12 de enero por el ex presidente Barack Obama, el programa que los acogía y legalizaba en territorio estadounidense.

Tras la llegada del primer grupo, otros 19 médicos cubanos siguen en Colombia esperando igual suerte

Tras la llegada del primer grupo, otros 19 médicos cubanos siguen en Colombia esperando igual suerte

Julio César Alonso, director de la organización Solidaridad Sin Fronteras, que intercedió por estos profesionales “cubanos varados en el limbo migratorio”, explicó que esta semana deben llegar otros galenos que se acogieron al Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos antes de que cambiaran las reglas migratorias.

El activista reiteró que se trata de trabajadores que han sido “esclavizados” en misiones en terceros países y lamentó “el triste legado” del presidente Obama, que además de ordenar el fin del Programa de Parole derogó también la política de “pies secos/pies mojados”.

La doctora Yerenia Cedeño de 28 años reconoce que la excepción aplico con ellos porque eran “parte de un grupo que sometió la solicitud de visa antes de que el programa fuera suspendido”

La doctora Yerenia Cedeño de 28 años reconoce que la excepción aplico con ellos porque eran “parte de un grupo que sometió la solicitud de visa antes de que el programa fuera suspendido”

Según medios locales de Miami, otros 19 médicos cubanos se encuentran en un limbo migratorio en la capital colombiana, mientras que algunos que lograron escapar como la doctora Yerenia Cedeño, explica que desertó de la misión en Venezuela por las “pésimas” condiciones de vida y el “engaño” por el Gobierno de Cuba.

“Trabajamos en un consultorio en el área de Petare, en Caracas, Venezuela. Un barrio marginal, inseguro y violento”, resaltó el médico Carlos Ariel Amigo, de 29 años

“Trabajamos en un consultorio en el área de Petare, en Caracas, Venezuela. Un barrio marginal, inseguro y violento”, resaltó el médico Carlos Ariel Amigo, de 29 años

La Fundación por los Derechos Humanos en Cuba, con sede en Miami, calcula que alrededor de 1.200 médicos cubanos solicitaron su admisión al programa antes del 12 de enero.

Por el contrario, otros casi 3 mil que abandonaron las misiones y que actualmente se localizan en Colombia, no podrán beneficiarse del programa pues no hicieron su solicitud antes de que fuera derogada la ley.