“Los presos descuartizaban, fue una carnicería”. Joan

Desde que ocurrieron los motines en las cárceles brasileras, en todo el mundo se supo que fueron masacres muy sangrientas las que se vivieron en esos centros penitenciarios, principalmente en la cárcel de Manaos. El diario de ese país, Folha de Sao Paulo, habló con uno de los agentes del Servicio Penitenciario de Brasil y les contó que “todos los presos formaron parte de la carnicería”.

Joan, como lo llamaron de forma ficticia por cuestiones de seguridad, comenta también que “a los que se escondían los asesinaban. Primero mataban con tiros y después los descuartizaban. Les sacaban el corazón y las tripas. Lo vi con mis propios ojos, nunca me voy a olvidar de aquello, ver a una persona que corta la cabeza a otra”. Aseguró.

Uno de los motines ocurrió el pasado primero de enero en el complejo penitenciario Anisio Jobim y dejó un saldo de 56 muertos y decenas de presos que se dieron a la fuga. 8 días después ocurrió el de Manaos y, según indicaron las autoridades, todo comenzó cuando a las tres de la tarde los detenidos de un cartel narco conocido como Familia del Norte llegaron al sector donde estaban los detenidos del Primer Comando Capital. Asesinaron a un agente, ingresaron y comenzó la carnicería.

“Fue una cosa horrible. Ellos querían matar, perforar, taladrar. Un representante de los presos pidió que no nos lastimaran a los rehenes, que la pelea no era con nosotros, sino con la otra facción”, aclaró Joan. “Son más que 56 muertos, muchos se escondieron en las cloacas, quedaron atrapados porque colocaron colchones con fuego y el humo los mató”. Finalizó el agente del Servicio Penitenciario de ese país.

Dos videos que muestran imágenes realmente sangrientas de lo qué pasó durante las 17 horas que duró el amotinamiento y la forma tan fría cómo los reclusos descuartizaban a sus víctimas, empezaron a circular por las red de mensajería instantánea, WhatsApp.

 

Comentarios

Top