Cayó chamán que extorsionaba a clienta con fotos íntimas

En el sector de la Cruz del Viso, el supuesto chamán acordó con su víctima el encuentro para cobrar la extorsión, sin sospechar que iba a ser capturado.

Las artes ocultas, la magia, la conexión con espíritus y lo sobrenatural persisten desde tiempos inmemorables. Y son muchos los que recurren a estas prácticas en busca de soluciones a los problemas que los aquejan.

Eso quiso hacer una mujer en San Juan Nepomuceno, en Bolívar, cuando decidió visitar a un hombre que decía ser chamán y que le ofrecía resolver los problemas amorosos que esta tenía. Sin embargo, fue un problema por partida doble el que terminó consiguiendo.

Juan Antonio Serrano Pérez, el llamado chamán, la habría extorsionado con fotos íntimas que esta le dio para que le hiciera el “trabajo” que necesitaba. Pero, las cosas no terminaron bien para Serrano.

El hombre fue capturado por efectivos del Gaula de la Policía, mientras recibía el dinero de la extorsión denunciada por la víctima. Por eso, un juez de Garantías lo aseguró con cárcel.

Ingenuidad

El caso ocurrió a finales del mes pasado. Según las investigaciones del Gaula Bolívar, comandando por el mayor John Jairo Romero Gómez, la víctima indicó que fue a donde Serrano Pérez en busca de sus servicios. Tenía un problema amoroso y este, al parecer, le indicó que podía ayudarla.

La mujer señaló a las autoridades que Serrano le habría indicado que para lograr que su “trabajo” fuera efectivo, necesitaba unas fotos íntimas suyas.

“Ante el desespero por resolver su situación amorosa, la víctima buscó las fotos y se las entregó”, indicó un investigador del Gaula que participó en el proceso de captura contra Serrano.

Sin embargo, los días fueron pasando y la mujer no veía los resultados que esperaba. Por ello, decidió regresar nuevamente a donde Serrano Pérez. Esta le indicó lo que pasaba, pero lo que habría encontrado la víctima fue un enredo que parecía no tener salida.

Presuntamente, Juan Antonio Serrano se habría aprovechado de su ingenuidad y le indicó que si no le entregaba un millón de pesos, difundiría en redes sociales las fotos íntimas que ella misma le había entregado.

La mujer se fue a su casa preocupada. Ahora no solo tenía el problema amoroso, sino que debía pensar en cómo solucionar la amenaza, ya que estaba por medio su buen nombre.

“La gente está viendo que la extorsión no paga y por eso está denunciando. La víctima se fue directo a la estación de la Policía en San Juan Nepomuceno y allí le indicó a los policiales de turno que estaba siendo víctima de una extorsión. Los uniformados le dijeron que llamara a la línea 165 del Gaula, y fue así como hizo contacto con nosotros. De inmediato nos reunimos con ella y se montó un operativo antiextorsión”, indicó el mayor John Jairo Romero.

Fue así como se decidió que la mujer entregaría el dinero, pero en medio de una entrega controlada con funcionarios del Gaula. Ello lo desconocía Serrano y fue así como se coordinó que el dinero pactado sería entregado en la Cruz del Viso, luego que la mujer regresara de una cita médica en Cartagena.

Todo estaba listo y el 26 de abril, a las 4:05 de la tarde, la víctima se encontró con Serrano en la Cruz del Viso, en jurisdicción de Mahates (Bolívar). Serrano llegó al punto de parrillero en una mototaxi. Recibió el dinero por parte de la víctima, pero solo unos instantes después, cuando iba en la moto, fue detenido por los miembros del Gaula que estaban esparcidos en la zona sin que este se diera cuenta.

Serrano fue capturado junto al mototaxista que lo transportaba. Ambos fueron judicializados y llevados ante un juez con funciones de Control de Garantías.

El togado determinó que el mototaxista no tenía que ver con la extorsión y que solo había prestado el servicio de transporte a Juan Antonio, por lo que fue dejado en libertad de inmediato. Sin embargo, a Juan Antonio no le fue igual.

El juez legalizó su captura y le imputó el cargo de extorsión por petición de la Fiscalía. Luego, le dio medida de aseguramiento consistente en detención intramural.

El sujeto permanece internado en la estación de la Policía en Arjona, pues se conoció que el Inpec está en paro y por eso no se están recibiendo a procesados en la Cárcel de Ternera de Cartagena, en donde deberá ser internado el procesado.

 

Comentarios

Top